2N7A0198.jpg

LIO MALCA PRESENTA:

EVA BERESIN EN LA NAVE SALINAS

16 de julio - 28 de octubre 2022

En Julio de 2022, Lio Malca inaugura una exposición abierta al público, basada en su colección privada de la artista Eva Beresin.

LA EXPOSICIÓN 

 

La exposición Prácticas diarias de pecados capitales y otros disparates apela a lo arriesgado y radical con un apasionante lenguaje artístico.

 

Con una serie de obras realizadas site specific para la Fundación la Nave Salinas, esta exposición combina piezas de dimensiones monumentales con otras de formato más reducido, creando un diálogo entre cada obra. 

"La Fundación La Nave Salinas quiere dar luz a una artista con un trabajo extraordinario, que merece que se conozca", explica Lio Malca, impulsor de la Fundación La Nave Salinas. "Nos llamó la atención su forma de pintar, sus trazos espontáneos y cinéticos. Pero también cómo se aproxima a situaciones delicadas con imágenes arriesgadas".

LAS OBRAS

 

La muestra expone obras que se centran en la idea de la naturaleza cómica de la tragedia propia del comportamiento humano. Representan la banalidad de lo grotesco en escenas llenas de testigos. En ocasiones, estos testigos son animales y criaturas que interactúan siguiendo patrones de comportamiento humano o que miran directamente al espectador con sorpresa o desesperación. 

 

En ocasiones, Beresin inserta autorretratos que parecen divertidos, principalmente a través de manos, pies y rasgos faciales distorsionados de forma caricaturesca –una constante en su trabajo–. La artista se usa a sí misma como personaje, porque considera que es la única persona de la que tiene autorización para representar en determinadas situaciones. Ella es la única con la que puede “jugar”, algo que refleja la posesión de su identidad en todas sus iteraciones. “Uso mi cara y mi cuerpo, los pongo en el centro en situaciones que son relevantes para mí, combinándolos con mis criaturas, esas que me han acompañado desde la infancia”, relata.

Habitualmente, los pecados capitales se presentan como acciones abyectas llevadas a cabo por alguien que está desligado de la sociedad. La representación de un pecador a menudo parece un espectáculo. Nos obsesionamos con los pecados de otras personas, fascinados por consumir sus transgresiones con un carente sentido de virtud hasta que nos damos cuenta de que nuestras acciones están igualmente dañadas por la ambigüedad de la moral. La ubicuidad del pecado se convierte en una gran cacofonía bizarra, a veces ridícula y a veces triste. Después de este momento de introspección, tenemos que seguir adelante y enfrentarnos a esta realidad con humor.

 

 

LA ARTISTA

Eva Beresin en su estudio (Viena)
Eva Beresin en su estudio (Viena)

press to zoom
Eva Beresin en su estudio (Viena)
Eva Beresin en su estudio (Viena)

press to zoom
1/1

“Mi coraje para mostrar todo esto, de alguna manera, me hace reír y me anima porque, a pesar de todas las penalidades, todavía estamos aquí”

Eva Beresin

Eva Beresin se licenció en la Escuela de Artes Visuales de Budapest. Hija de un coleccionista de arte, siempre estuvo expuesta al mundo del arte desde pequeña, y desde que era niña ha sabido que la pintura es su gran pasión. 

 

En 2015, Beresin llevó a cabo un proyecto expositivo profundamente personal para la galería Charim, de Viena y que la situó en el foco de atención del arte internacional. Esta aclamada exposición se basó en un diario escrito por su madre tras ser liberada de Auschwitz.

 

Con un manejo audaz del simbolismo, su trabajo recoge historias inspiradas en situaciones trágicas, pero envueltas en una atmósfera positiva, siendo capaz de extraer belleza del dolor. "Hay que tener sentido del humor para sobrellevar el horror", explica Beresin.

 

Sus pinturas la envuelven tanto a ella, como a varios miembros de su familia y amigos más cercanos, en escenarios alegres y desenfrenadamente coloridos, a menudo domésticos. Su arte ofrece consuelo y esperanza, retratando sucesos cotidianos de la vida.

 

Además de estar presente en importantes colecciones internacionales, el trabajo de Beresin forma parte de la colección permanente del Museo Albertina de Viena.

 

 

Mas información: @evaberesin